lunes, 8 de mayo de 2017

¿Qué quieres ser de mayor?

Hola a tod@s.

Sois much@s los que afrontáis en estos días una etapa “decisiva” para vuestro futuro. En nada acabaréis el bachillerato y, sin tiempo para celebraciones, la temida selectividad. Hay presión. Nervios. Incluso miedo. ¿Aprobaré? ¿Me saldrá bien? ¿Alcanzaré la nota que necesito para entrar en la carrera que quiero? Lo que suceda en estos días sin duda alguna marcará la respuesta a la pregunta que tantas y tantas veces nos han y nos hemos hecho. ¿Tú qué quieres estudiar? ¿A qué te quieres dedicar?

Ojo, porque la pregunta no es nada fácil de responder, y no es cualquier tontería la que nos ocupa. Muy probablemente, los pasos que deis en esta etapa o al finalizar vuestros estudios universitarios van a marcar a lo que os dediquéis el resto de vuestra vida. Y es que, aunque parezcan preguntas distintas, “¿Qué quieres estudiar?" y “¿Qué vas a hacer el resto de tu vida?”, no son cosas que estén tan lejos. Es por eso que a muchos os cueste decidir, o incluso haya quien esté esperando sus notas para tomar entonces la decisión (como si la nota de un boletín pudiera deciros quienes sois).

Lo que pretendo con esta breve reflexión es ayudaros a dar un enfoque correcto a todas las dudas que os están asaltando, o al menos, daros mi opinión acerca de las muchas tonterías que oigo estos días. Bien. Pues para todos los que seguís preguntándoos qué queréis ser de mayores ahí va mi respuesta: DA EXACTAMENE IGUAL!!!!!!!!!!!!

¿Pero qué chorrada es esa de QUE QUIERES SER? ¿No deberías estar preguntándote QUIEN QUIERES SER? ¿Pero que te crees? ¿Qué hay una fórmula mágica que te asegura el éxito? ¿Unas carreras que te garantizan ser un crack mundial y otras carreras que o “no tienen salida” o “de eso no se puede vivir”? Eso no son más que tonterías. Lo que haces, no te define en absoluto. Lo que te define es cómo lo haces, y es ahí donde deberías centrar tus esfuerzos. La gente que tiene éxito y que consigue ser feliz y el reconocimiento de todos los demás no es aquella gente que hace una determinada cosa concreta, sino aquella gente que consigue destacarse como la mejor por el modo en que lo hace. Por tanto, no creas que se trata de ser médico frente a bailarín, arquitecto frente a músico, o ingeniero frente a artista circense. Se trata de intentar ser el mejor en aquello que te guste, dejando de lado cualquier otra consideración.

Médicos tienes desde los que son expulsados de la profesión por graves negligencias hasta los que viajan por todo el mundo haciendo las operaciones más complicadas. Cocineros los hay de freidora y microondas y los hay con estrella Michelin. Todos hemos tenido profesores muy buenos y otros muy malos; todos conocemos restaurantes que siempre están vacíos mientras la gente hace cola para conseguir mesa en el de enfrente. ¿Entonces? ¿Dónde está la diferencia entre unos y otros? En la carrera que estudiaron ya os digo yo que no, porque médicos son los dos: el bueno y el malo. Profesores son los dos: el bueno y el malo. Cocineros son los dos: el bueno y el malo. (etc. etc.).

La diferencia está sin duda en la entrega, el sacrificio, y la pasión que cada uno le pone al asunto. Jamás lograrás el éxito haciendo algo de lo que no disfrutes, haciendo cosas que no te apasionen.  No se puede tener éxito sin ponerse retos y esforzándose para superarlos. Cuando os escucho decir que "como en Valencia no me van a coger, haré CUALQUIER otra cosa, porque hasta Sevilla (por ejemplo) no me quiero ir" se me cae la moral a los pies. ¿O sea que tu objetivo es ir a la universidad por qué?¿Porque está cerca de casa? ¿Porque es donde van tus colegas? Mira. Tu tiempo es limitado. No puedes vivir la vida de los demás. Tienes que vivir la tuya. Si no te llega la nota para hacer medicina en la universidad de al lado de tu casa, pues te coges la maleta y te vas donde haya plaza. Y si lo que te apasiona es ser piloto de aviones, pues no vayas a la universidad y ya te estás buscando sitio en una escuela de pilotos.
Esto no es como aquella asignatura que tuviste en 4º de la ESO que no te gustaba pero que la sacaste y ya pasó para siempre. Si quieres ser cocinero pero cometes el error de estudiar económicas porque "es más seguro" creo que confundes seguridad con mediocridad. Que sepas que te quedan 60 años de vivir arrepentido y probablemente de esos 60 estés 45 detrás del mostrador de un banco preguntándote para qué puñetas te levantas cada mañana. ¿Es la vida que planeas? ¿Es el sueño que persigues?

Así que...¿Qué te hace feliz? ¿En que eres bueno? ¿A qué te gustaría dedicarte si supieras que fracasar es imposible? Pues eso es lo que deberías hacer a partir de mañana.

Si. Ya sé. Tienes miedo. Todo el mundo dice otras cosas. Las han dicho ya tantas veces que hasta te las has creído. Pero es solo cuando tienes miedo cuando puedes ser valiente. Si no apuestas tú por ti ¿quién va a hacerlo? Te juro que yo conozco a muchos más acojonados que a fracasados, y desde luego que te va a ser imposible destacar en algo si no disfrutas haciéndolo. Si no te apasiona lo que haces, nunca tendrás una profesión. Será solo un trabajo. Y eso no se pasa... Eso lo tienes hasta que te jubiles. Así que echa cuentas. 

¡Despertad! Yo si lo mío es la cocina, no quiero ser UN cocinero. Quiero ser Ferran Adrià. Si lo mío es el basket, no quiero ser UN jugador. Quiero ser Mikel Jordan. Si lo mío es dar clase, no quiero ser “el de física”. ¡Maldita sea! ¡Quiero tener nombre y apellidos! Quiero ser Rafa Nadal y no “un tenista”. Quiero ser Fernando Alonso, y no un piloto. Quiero ser Einstein, no un científico. Quiero ser ALGUIEN y no ALGO. Quiero ser QUIEN y no QUE. 

Así que ponte las pilas. Esfuérzate a tope. Elige tu camino y haz de los obstáculos escalones para alcanzar tus metas. El camino en sí da igual. Va a ser como lo andes lo que marque hasta donde puedes llegar. Está en tu mano. No es un sorteo. Solo tienes que darte la oportunidad. Y Puedes ser feliz sin talento. Pero no sin pasión, no sin trabajo y no sin esfuerzo. Y estas de suerte, porque todas esas cosas dependen solo de ti! Tu primer reto es este final de curso y la selectividad. A muerte con ello! Que se note que has cogido las riendas y que ningún examen, nota de corte o similares va a desviarte de tú objetivo. A partir de ahí, solo tú decides donde está tu techo. Solo tú decides quién eres.

Y tú. ¿Quién quieres ser de mayor?

Un saludo a tod@s.

Berto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario